‘Ekos’ tuvo una multitudinaria acogida en Santa Marta

‘Ekos’ tuvo una multitudinaria acogida en Santa Marta

El ancestral sonido de las ocarinas y la sutileza interpretativa de Mine Kawakami, engalanaron el lanzamiento del Mes de la Niñez y la Recreación, ‘Hagámoslo juntos, ¡Todos a jugar!’; iniciativa de la Alcaldía Distrital de Santa Marta.

La Alcaldía de Santa Marta, a través de la Secretaría de Cultura y la de Promoción Social, Inclusión y Equidad; en conjunto con la Embajada de Japón, brindaron a la ciudad, una gala sin precedentes en la historia de la ciudad, donde se fusionaron sonidos entrañables y milenarios con las más sofisticadas composiciones contemporáneas.

La Quinta de San Pedro Alejandrino brindó un espectacular marco para la realización del concierto: ‘Ekos, el cosmos de dos culturas, 110 años de relaciones de Japón y Colombia’, del que participaron la pianista japonesa Mine Kawakami y el artista y compositor colombiano Luis Fernando Franco, quien interpretó las ocarinas precolombinas, un pequeño instrumento de viento sin llaves que emite un sonido mítico y mágico.

LLENO TOTAL

La sobrecogedora asistencia que colmó el Teatro al Aire libre ‘Joaquín De Mier’; demostró que la formación de públicos que se viene realizando desde la Secretaría de Cultura Distrital está surtiendo efecto, al punto que niños, jóvenes, adultos, samarios y turistas, acuden masivamente a consumir eventos cargados de un vasto contenido conceptual.

UN ROCÍO ACARICIÓ A LOS ASISTENTES

Teniendo en cuenta que el tiempo seco había llegado a Santa Marta hace un par de semanas, resultó una sorpresa para los asistentes que en el marco de este evento que rendía un tributo al agua, se desatara una leve llovizna que acarició a los asistentes a este mítico evento.

El hecho de que la Quinta de San Pedro sea un sitio de pagamento indígena de las etnias que constituyen la tribu Tayrona, fue determinante para que el evento se realizara en este lugar, porque representa un escenario propicio para el encuentro y la amistad de dos culturas milenarias y espiritualmente ricas.

Luis Fernando Franco resaltó: “Los japoneses son supremamente organizados, ellos investigaron en qué sitios del país se podía hacer y con mucho tiempo de antelación visitamos a los Kogui y se escogió a Santa Marta porque tiene un potencial cultural único, aquí confluyen todas las culturas y el hecho de que esté en las faldas de la ‘Sierra’, le brinda una espiritualidad especial.

Mine Kawakami, por su parte, hizo especial énfasis en que “en oriente usamos la música para afinar el alma” y dentro de su repertorio interpretó una canción que compuso para Santa Marta, y nos contó detalles del proceso creativo: “Los Pájaros  de Santa Marta’ es el nombre de esta canción que compuse inspirada por los sonidos de la ciudad, una vez que estaba en el balcón de la casa de un amigo y se escuchaba una gran cantidad de sonidos de pájaros y para mí ese es el sonido de Santa Marta”.

“Me voy muy contenta con la impresionante recepción del público, me pareció muy tierno, muy cordial y muy honesto; ellos en conjunto con el piano y el viento se volvieron parte de mi armonía” concluyó la artista japonesa.

X